Aeródromo de Eduardo Castellanos, sn, 40150 VIllacastín, Segovia
+34 666 094 603
info@escueladeaviadores.es

¿Cómo curar la aerofobia?

AERÓDROMO DE VILLACASTÍN

¿Cómo curar la aerofobia?

como curar la aerofobia

CURAR LA AEROFOBIA

¿Te gustaría viajar a otras ciudades a las cuales tuvieras que coger el avión y explorar mundo y no lo haces por miedo a volar? ¿Sufres aerofobia y no sabes las causas? ¿Sabías que las probabilidades que salga algo mal en un vuelo son de tan solo 1 entre un millón de posibilidades?

La principal causa del miedo a volar ya sea en avión comercial o en avioneta, es el desconocimiento, por lo que te aconsejamos conozcas los aspectos básicos del vuelo. A mayor conocimiento menos miedo.

Enfréntate a tu miedo asistiendo a una de nuestras clases en la que recibirás una buena dosis de información útil que te hará sentirte mas seguro, e incluso podrás pilotar el avión durante algunas fases del vuelo para que desmitifiques el hecho de volar. Piensa que los aviones se diseñan para estar en vuelo. A continuación, haremos referencia algunos aspectos del vuelo que esperamos te hagan sentir más seguro:

– Existen cuatro fuerzas opuestas entre si que hacen que un avión vuele: La gravedad, la sustentación, el empuje y la resistencia. El piloto solo tiene que llevarlas compensadas y actuar sobre ellas para pilotar la aeronave.

– Para despegar un avión, este debe alcanzar una velocidad determinada según el peso, y el motor ira a plena potencia, por lo que sentirás que vas a mucha velocidad en el momento del despegue. Una vez en el aire te sentirás muy seguro y confortable.

– No te preocupes si durante el vuelo ves moverse las alas. Están diseñadas para que se puedan mover, por lo que es totalmente normal.

– Los oídos se pueden taponar cuando se asciende o desciende debido al cambio de presión.

– Las turbulencias se dan cuando el avión vuela en zonas de presiones diferentes y nunca han herido a ningún pasajero, salvo si no han llevado el cinturón puesto. Y no confundir las turbulencias por vientos en altura u orográficas, con las denominadas corrientes térmicas que se producen por aire caliente mezclándose con el frío en las capas bajas del aire, y que sentimos en los aterrizajes principalmente, estas no tienen la importancia que generalmente el pasaje les da.

– En el caso de fuerte tormenta o vientos cruzados a la pista en el momento del aterrizaje, el piloto esta preparado para cambiar la ruta y dirigirse a otra pista con mejores condiciones meteorológicas.

– Los aviones pasan una gran cantidad de revisiones y la mayoría de los mantenimientos son preventivos.

 Para terminar, contaremos un hecho real de una persona a la cual ayudamos a superar su miedo a volar.

“Se trata de un joven empresario Parisino que tenia su industria en Madrid y cada vez que quería ir a ver a su familia o tener una reunión de trabajo con su padre, conducía durante mas de doce horas hasta llegar a París. Eso le suponía hacer 2.540 Km. ida y vuelta con el consiguiente cansancio, perdida de tiempo y peligro en carretera.

Cansado de hacer kilómetros y con un miedo enfermizo a tomar un vuelo para ir a su casa, se decidió a visitarnos y nos contó su problema, preguntándonos con voz temblorosa si podíamos ayudarle, o si habíamos tratado antes con casos así.

Tras enseñarle nuestros aviones y hablarle de la posibilidad de pilotar un avión acompañado de un instructor, conseguimos que se subiera a uno para simplemente rodar por la pista sin volar, explicándole que función tenían los instrumentos y mandos de control que tenía enfrente, a lo cual accedió con aprensión. Pero lejos de ahuyentarlo conseguimos crear en él la confianza suficiente para poder alzar el vuelo y sobrevolar un campo de trigo verde a escasos metros de altura. Solo fueron cinco minutos en el aire y aterrizamos, el bajó emocionado, con lágrimas en sus mejillas. Lo había logrado, había conseguido a sus cuarenta años VOLAR.

Después de esta experiencia vinieron más, volando cada vez más tiempo e interesándole el mundo de la aviación. Para no alargar más esta anécdota, os diré que ha realizado el curso de piloto en nuestra Escuela, obteniendo su licencia de vuelo, y ha ido a su tierra en Navidad volando en su propia AVIONETA ULM, en un vuelo Madrid – París desde nuestro Aeródromo Eduardo Castellanos en Villacastín, donde le esperaba muy emocionada toda su familia. 

Aquí tenéis un ejemplo real de cómo “TENIENDO MÁS INFORMACIÓN, TENEMOS MENOS MIEDO”.

Os animamos a todos los que tenéis miedo a volar a que vengáis a ESCUELA DE AVIADORES y permitáis que os ayudemos. Además de estar seguro de conseguirlo, os haremos pasar una experiencia inolvidable y conseguiréis ver el mundo desde otro punto de vista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *